Cirugía Laparoscópica

Laparoscopia

Histerectomia Laparoscopica

La operación de histerectomía consiste en la extirpación del útero por completo, siendo las causas principales de esta cirugía la presencia de miomas uterinos sintomáticos de gran tamaño, la presencia de un tumor maligno, endometriosis, enfermedad inflamatoria pélvica entre otras

¿Qué es una histerectomía laparoscópica?

La extirpación del útero se efectúa mediante una endoscopia del abdomen (laparoscopia), de ahí que también se denomine “histerectomía laparoscópica”. La ventaja de este procedimiento quirúrgico laparoscópico es que se trata de una técnica mínimamente invasiva que no requiere más que unas incisiones mínimas en la piel, por lo que tan solo deja pequeñas heridas en el abdomen. Instrumentos especiales dotados con cámara e iluminación muestran el área que se está operando ampliada en una pantalla y garantizan unas condiciones de visibilidad perfectas. La desventaja es que el cirujano no puede palpar directamente con las manos y con ello detectar tejidos que podrían ser sospechosos. Asimismo, estas condiciones le dificultan hacer frente a posibles complicaciones, como un sangrado.

Dentro de la histerectomía laparoscópica los médicos pueden extirpar el útero de tres modos:

Histerectomía “simple” laparoscópica: el cirujano extirpa el útero a través de un “cánula” especial (trocar) después de desmenuzar cada uno de sus tejidos. El trocar y el instrumental utilizado para cortar y suturar se introduce previamente a través de pequeñas incisiones practicadas en el abdomen.

Histerectomía radical laparoscópica: el médico extirpa además del útero, también el aparato de sostén del órgano y, en determinados tumores, una parte de la vagina (manguito vaginal) así como los ovarios y las trompas de Falopio.

Histerectomía supracervical asistida por laparoscopio (HSL): extirpación parcial del útero. Ventaja: se conserva el cuello del útero (cérvix). Las investigaciones en la materia revelarán si esta técnica relativamente nueva proporciona resultados mejores o equivalentes en comparación con otras técnicas quirúrgicas. Importante para la mujer afectada: dado que el cirujano conserva el cuello del útero, la paciente debe continuar sometiéndose a revisiones preventivas después de la operación. Solo de esta manera se pueden detectar y tratar a tiempo posibles fases precoces de cáncer de cuello de útero.


AGENDAR CITA